TRABAJAR EN EQUIPO CON LOS ENTRENADORES EN LOS ESTUDIOS Y EL DEPORTE
Algunos padres y también algunos profesores piensan que la práctica de alguna actividad deportiva por las tardes quita tiempo de estudio al niño, por lo que son incompatibles. Así pues, muchas veces ese tiempo que el niño/a emplea haciendo deporte se suple por más horas de estudio, o al menos eso se intenta.

Una investigación realizada por la Universidad de Granada pone un gran ejemplo de que el deporte ayuda: “jugar al fútbol mejora la capacidad de mantener la atención de forma sostenida, factor clave para el éxito en los estudios”. Y es que cuando el niño/a entrena un deporte (por ejemplo el fútbol) no está entrenando solo cómo tirar un penalti o pararlo, la atención que precisa intentar dar un pase adecuadamente o parar un balón se refleja en la que mantienen después en clase. Sí, también entrenan habilidades de su día a día.
El hecho de que nuestros pequeños deportistas tengan una serie de horas de entrenamientos a la semana hace que aprendan un importantísimo valor que no todos podemos contar con él: gestión y organización adecuada del tiempo.

Por otro lado, si no se consigue que el niño/a aproveche el horario de estudio, ¿por qué no apoyarnos en la figura de nuestro entrenador? Él podrá ayudarnos a fomentar la importancia de los estudios para el desarrollo de nuestras vidas. De esta forma, se podrá llegar a pequeños acuerdos para que el fútbol sea un momento de desconexión de los estudios.

Muchos padres se suelen ver en la siguiente tesitura: “Mi hijo se ha tirado toda la tarde pensando en que tiene que ir a jugar, por lo que lo he tenido que dejar sin ir a entrenar porque no ha estudiado”. Le estamos apartando de cualquier responsabilidad ante una de sus pocas obligaciones: estudiar en un tiempo determinado y cumplir con el compromiso que se establece al formar parte de un equipo.

Para mejorar esta situación deberíamos evaluar cómo es el ambiente educativo del niño, es decir:
-          - ¿Tiene planteado un horario donde se refleje cuando tiene que estudiar y cuando puede tener su “tiempo libre”? Tenerlo por escrito y en un lugar que el niño/a lo pueda ver constantemente ayuda mucho a la organización y gestión del tiempo.
-          - Antes de comenzar, ¿tiene el cuarto ordenado? Juguetes, una tablet que le ayuda a despistarse de los deberes, etc. Ayúdale a ordenar el cuarto antes de ponerse a estudiar y trata de que todas esas distracciones no queden a la vista. ¡Pero ojo! Ayudar no significa que tú ordenes y él mire.
-          - Recompénsale positivamente cualquier esfuerzo. Tenemos la costumbre de que si el niño/a está estudiando es lo normal, pero hay que recordar que es algo que no le gusta a ninguno y sin embargo tiene que hacerlo, por lo que si recibe refuerzos positivos, siempre habrá tendencia a buscar esas recompensas a través del estudio.
-          - ¡Cuidado con las recompensas! No podemos incitarles a estudiar marcándoles una grandísima recompensa material (regalarles la play 4 por ejemplo) en un tiempo a largo plazo (porque lo verán muy lejos e inalcanzable) ni darles muchas recompensas por pequeños objetivos (porque entonces aprenderán a hacer chantajes: “no estudio si no me das lo que quiero”).
Pero entonces, ¿los refuerzos positivos deben ser constantes? SÍ, TIENEN QUE SERLO, pero deben ser refuerzos emocionales, NUNCA MATERIALES. Por ejemplo, chocarle la mano y decirle lo “crack” que es cuando ha terminado los ejercicios, se los has revisado y ves que al menos los ha hecho todos; ir a darle un abrazo o un beso mientras está estudiando a la vez que te interesas por lo que estudia y le das ánimos para seguir haciéndolo bien; etc.
La recompensa material puede y debe llegar, pero debemos hacerle ver que es algo extra, algo que premia su esfuerzo, no algo obligatorio por hacer lo que debe hacer.
-          - Si no tienes más remedio que castigarlo sin jugar al fútbol, hazlo, pero con una serie de consecuencias: Cuando castigamos al niño/a sin fútbol debemos tener en cuenta que estamos privándolo de todo lo comentado anteriormente, pero lo más importante que debemos tener en cuenta es que el fútbol es algo que a él le encanta y que necesita para despejarse, si no tenemos más remedio que decir un día “tú hoy no vas”, oblígalo a que esté estudiando y si termina antes de tiempo, que siga estudiando o que haga otras tareas de la casa y no dejar que vea la tele tranquilamente, que juegue con la tablet o que se vaya con sus amigos. El objetivo es que vea que el no cumplir con el horario establecido tiene unas consecuencias que no son agradables, por lo que la próxima vez intentará por todos los medios cumplirlo.
-          - ¿Qué hacer cuando hemos quedado con el entrenador en que una semana determinada no vaya convocado porque no ha estudiado o su comportamiento no ha sido el adecuado? Hay dos vías para solucionar esto:
1.       El tiempo que no está jugando, es tiempo que está haciendo lo que no hizo durante la semana.
2.       Planificar con él/ella un horario de estudio para ese fin de semana en concreto e ir con él a ver el partido desde la grada. Una vez allí, podríamos recordarle que si cumple con su deber, podría haber estado abajo jugando con sus amigos y compañeros.
-          - Debemos ser flexibles. Se pide ser estrictos con el horario, pero a veces, aún poniendo todo nuestro esfuerzo, no podemos alcanzar el objetivo. Aquí tenemos que dar riendas sueltas a nuestra flexibilidad y animarle a que se despeje con el fútbol y luego siga con lo que ha dejado, esto le ayudará a liberar tensiones y recargar pilas.
-          - Por último, reforzar la importancia que tiene cada jugador en un equipo. Por lo que si cumple con su horario, podrá ayudar al equipo y, de lo contrario, dejará a su equipo sin su vital ayuda.

Como podéis ver, trabajar en equipo con el entrenador es ver que el fútbol no tiene la culpa de que el niño/a no tenga tiempo para estudiar, existen otros muchos factores que podemos y tenemos que mejorar antes que dejarlo sin ir a entrenar o jugar algún partido.
Una vez dicho todo esto… ¡manos a la obra! Juntos seguiremos creando ese gran ambiente educativo dentro del deporte.



Juandi López
Dto. de psicopedagogía Club Polideportivo Mijas.
#EducaciónyDeporte

Comentarios